Matar a un ruiseñor.

Título: Matar a un ruiseñor.
Autor: Harper Lee.
Año: 1960.
Páginas: 322.
Editorial: HarperCollins.

Sinopsis:

Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama, cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Novela de iniciación, Matar a un ruiseñor muestra una comunidad, la del sur de Estados Unidos durante la década de 1930, dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza hacia lo diferente, la rigidez de los vínculos familiares y vecinales, así como por un sistema judicial sin apenas garantías para la población de color.

Mi opinión:

El libro es narrado por Scout, una niña pequeña cuyo padre es un abogado del condado de Maycob Alabama. Ella y su hermano Jem pasan su infancia explorando, aprendiendo, jugando y divirtiéndose en un entorno crítico para el sur de los estados unidos durante la primera mitad del siglo XX; el racismo y el menosprecio hacia la gente de color. Y supongo que era de esperarse, la esclavitud tenía poco de haber sido abolida, tanto blancos como negros estaban adaptándose a un estilo de vida completamente diferente al que habían llevado por generaciones y generaciones.

Nuestra historia comienza a tomar fuerza cuando Atticus el padre de Scout decide defender a un joven negro de haber violado a una chica blanca, a pesar de que sabía que era un caso poco probable de ganar si no es que imposible. Pero Atticus era un hombre firme en sus creencias, en su ideología, y en su trabajo, todas estas cualidades le llevaron a tomar la decisión de defender a un posible inocente porque sabía que sus acciones y decisiones no son basadas en su color de piel, si no en el valor que se tiene de sí mismo, en el carácter, y en la bondad que cada persona lleva, y que la escases de estas provocan exactamente lo contrario sin importar a que grupo pertenezcas.

Aunque creo que a esta altura todos conocen el veredicto del jurado en el caso, no tanto porque lo hayan leído o visto la película, si no por simple intuición, no es mi intención proporcionar spoilers por lo que omitiré la parte del juicio. Lo que si me gustaría es dejarles un fragmento del discurso de Atticus en el caso.


“Caballeros, seré breve, pero me gustaría utilizar el tiempo que me queda con ustedes para recordarles que este caso no es difícil, no requiere un tamizado detalle de hechos complicados, pero sí requiere que estén seguros más allá de toda duda razonable en cuanto a la culpabilidad del acusado. Para comenzar, este caso nunca debería haber llegado a un tribunal. Este caso es tan sencillo como lo negro y lo blanco […] No siento otra cosa que lastima en mi corazón por el testigo principal de la acusación, pero mi lastima no llega hasta el punto de permitir que ponga en juego la vida de un hombre, que es lo que ha hecho en un esfuerzo por librarse de su propia culpa.
Digo culpa, caballeros porque eso fue lo que la motivó. Ella no ha cometido ningún delito, tan solo ha quebrantado un rígido código de nuestra sociedad honrado por el tiempo, un código tan severo que cualquiera que lo quebranta es considerado entre nosotros como alguien con quien no podemos vivir […] Ella es víctima de la cruel pobreza y la ignorancia, pero no puedo compadecerla: es blanca. Ella conocía bien la enormidad de su delito, y ella debía destruir la prueba de su delito. ¿Cuál era la prueba de su delito? Tom Robinson, un ser humano […]

Ustedes conocen la verdad, y es esta: algunos negros mienten, algunos negros son inmorales, algunos hombres negros no son dignos de confianza cuando están cerca de mujeres, ya sean negras o blancas. Pero esta es una verdad que se aplica a la raza humana y no a ninguna raza de hombres en particular. No hay ninguna persona en esta sala que nunca haya dicho una mentira, que nunca haya hecho una cosa inmoral, y no hay ni un hombre vivo que nunca haya mirado a una mujer con deseo. […] Tengo la confianza en que ustedes, caballeros, repasarán sin pasión las pruebas que han oído, llegaran a una decisión y devolverán a este acusado a su familia. En el nombre de Dios, cumplan su obligación.

Atticus Finch.

Lo cierto es que recomiendo mucho este libro, por el hecho de que transmite muchas cosas que te permiten conocer un poco más, ampliar tu panorama de lecturas y de conocimiento. No para que sientas lástima de lo que les tocó vivir a los negros, no se trata de tener lástima. De lo que se trata es de ver a todos los seres humanos como iguales, no importa la religión que profesen, no importa como vistan, cuales sean sus gustos, si son profesionales o si desertaron, no importa si son doctores o recolectores de basura, no importa su orientación sexual, no importa si no los entiendes, solo se trata de que los respetes.  

Espero que les haya gustado. Te invito a que me sigas en mis redes sociales 🙂 Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s