¡Hola a todos!

Estos tres últimos meses, mi día ha estado enfocado en una labor que se lleva la mayor parte de mi tiempo; un voluntariado que me lleva todo el día, desde que se alza el sol hasta que no hay más luz que la de las bellas luminarias que se abren pasó entre las calles.

Y aunque la labor de voluntariado me ha llenado mucho (porque ha llenado una parte de mi vida que para ser honesta no tenía idea de que estaba ahí, una labor que involucra un contacto tan directo con personas todos los días) es una experiencia en ocasiones realmente complicada por los que se vive en la actualidad.

Les contaré un poco acerca de mi experiencia.

Hace unos meses comencé una labor de voluntariado en el Instituto de la Mujer, y unas semanas después casi a la par en Ciudades Educadoras, ambos de la ciudad donde vivo.


Las situaciones que llegan a ambos lugares son completamente distintas, mientras que en Ciudades Educadoras la mayoría del trabajo que se hace es relacionado con la educación, la sociedad, los valores, la seguridad, tradiciones, cultura, el rescate de las identidades que componen la historia de la ciudad misma, esa historia que te hace sentir orgulloso de dónde eres y por consecuente no lo dañas, lo cuidas y proteges.



En el Instituto de la Mujer, el trabajo que se desempeña está completamente orientado a resolver casos referentes a las mujeres que viven situaciones de violencia ya sea física o psicológica. Los casos que me han tocado atender son verdaderamente impactantes, vivimos en una sociedad en donde la violencia está muy normalizada, todos hemos escuchado de mujeres golpeadas, agredidas, disminuidas etc. Pero no se compara nada el hecho de saber que eso ocurre, a estarlo viendo directamente. Ser testigo del enorme daño causado en todas esas mujeres y en su familia. Recuerdo que la primera vez que me tocó presenciar el protocolo de actuación para un caso de violencia extrema, llegué a mi casa temblando, el impacto en mí fue tal, que incluso recuerdo haber llorado.

Mi mente no podía y no puede procesar cómo es posible que esto pase, cómo es posible herir a alguien de semejante forma y lo que me resulta más sorprendente, Cómo es posible que las mujeres lo permitan hasta que se ven envueltas en casos extremos, incluso de vida o muerte.

Y entre casos de violencia, horas y horas de atención, cientos de rollos de papel higiénico, varias libretas, unas cuantas plumas, incontables abrazos. Mi día no me daba para leer absolutamente ¡¡nada!!

Y para un lector, que lo ha venido haciendo constantemente desde que aprendió a leer en el Jardín de niños los mini cuentos infantiles y las lecturas proporcionadas en los libros de texto, fue un caos total. Mi ser pedía a gritos leer, pero mi cuerpo estaba tan agotado por una rutina donde había hora de entrada pero no de salida, que ya no podía con más, era básicamente llegar a casa, comer y dormir.

Por un lado sentía la satisfacción de ver salir a las mujeres de situaciones difíciles, verlas sonriendo, con nuevas metas y sueños en los que estaban claramente no volver a permitirse pasar por una situación semejante, por el otro lado sentía la satisfacción de sacar adelante todo el proyecto de Ciudades Educadoras yo sola en la mayoría de los aspectos, ver como todo iba surgiendo, se iba abriendo camino y tomando forma simplemente me encanta.

Pero descuide tremendamente lo que más amo de mi vida, los libros y la escritura. Y eso amigos míos, me consumió.

Era claro que no podía continuar así, debía buscar un equilibrio, un equilibrio es importante para cada aspecto de la vida sana de una persona, y claramente yo no estaba viviendo sanamente. Así que decidí crearme una organización completamente distinta, comenzando por organizar mi cabeza.

Les iré contando la evolución de mi proceso de organización y espero compartirles algunos tips que puedan funcionarles si están pasando por algo similar a lo que viví.

Como siempre, es un gusto poder compartir con todos ustedes un poco acerca de mi vida y por supuesto, de la lectura y los beneficios que le aportan a tu vida.

Te invito a que me sigas en mis redes sociales. Me ayudaría muchísimo 🙂 Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s