¡ Hola !

En esta hermosa temporada de verano la mayor parte de los días unas nubecillas grisáceas se posicionan en los alrededores y derraman para deleite y sufrimiento de muchos una maravillosa lluvia.

Uno de los clichés más grandes con los que se suele relacionar a lxs lectores es por su afición a la lluvia y en leer mientras el sublime crepitar del agua cae sobre el seco suelo mojándolo y llenándolo de vida. ¡Ah! Y además, tener una taza de café o un buen té en todo momento.

Si bien, supongo que hay personas que no son especialmente afectos a la lluvia por interesantes razones, creo que hay mucha magia en todo lo relacionado ella.

Para empezar, debo admitir que estoy escribiendo esto mientras llueve.

La lluvia suele traer consigo inspiraciones de muchos tipos, el sonido que produce es relajante, el aroma que surge cuando toca el suelo te transporta, toda la acción de llover en sí es majestuosa.

De alguna forma la lluvia tiene el poder de producir sensaciones y es que el agua trae consigo recuerdos, una detonación de emociones se disparan cuando comienza a llover. Y las emociones como sabemos, a veces son positivas, otras veces no tanto.

La lluvia en los  libros tiende a producir los mismos efectos, sus protagonistas viven la lluvia según el contexto o las emociones o ambas que están viviendo. La lluvia siempre viene con sentimientos de por medio, con acciones importantes, que marcan a los personajes.

Recuerdo haber leído libros donde la lluvia traía consigo una tristeza profunda y les juro que me ponía a llorar, otras donde el momento caótico comenzaba mientras el cielo rompía hecho furia y yo lo sentía todo el peso de esa furia, otros donde la suave brisa caía sobre el inmenso mar en una calma asombrosa y toda esa calma era transmitida a mi pese a que mi alrededor estaba lleno de ajetreo.

La lluvia es emoción, aventura, misterio, intriga, la lluvia es develadora, intrépida, es calma, tranquilidad, serenidad, la lluvia es tristeza, enojo, furia, llanto, es romance, sensualidad, la lluvia es vida.

Creo que esas son unas de las muchas razones por las que lxs lectores buscamos lo que el agua pueda transmitirnos, en cuanto vemos en el horizonte nubes aproximándose nos apresuramos a ir por el libro para lograr atrapar la mayor cantidad de emociones y memorias posible.

A lxs lectores nos fascina el cúmulo de emociones que nos transmiten las historias, las buscamos, las ansiamos, nos hacen sentir vivos, al igual que la lluvia.


Muchas gracias por leer mi delirio innecesario con la lluvia.



Te mando muchos abrazos psicológicos, literarios y porque no, lluviosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s