Hola.

Hoy quiero compartir con ustedes un cambio más que se suma a la incontable fila de cambios y giros que compondrán mi vida y mi historia.

No siempre he sido muy afecta a los cambios, hasta cierto punto supongo que me caía mal (realmente muy mal) que las cosas cambiaran, me gustaba que en la medida de lo posible todo permaneciera exactamente igual.

Creo que me gustaba la estabilidad que brindaba una rutina y también me sentía a salvo dentro de una burbuja que conocía bastante bien.

Pero claro, todo esto escapa a nuestro control y voluntad, los cambios se dan y lo aceptes o no, nada se queda de la misma forma mucho tiempo.

Y eso esta bien, en realidad no pasa nada si cambian las cosas, las situaciones, las emociones, las personas, ni tu mismx, de hecho, los cambios son necesarios e importantes.

Aunque muchas veces parezcan un completo caos, algo inconcebible y un arrebato de emociones te tumben al darte cuenta de que cambió (otra vez) todo, aun así, los cambios buscan tu crecimiento ante las situaciones y todo lo que te haga crecer como ser humano está bien.

Hace unos años comencé un trabajo que amaba, que me hacía levantarme cada mañana con entusiasmo y acostarme cada noche con satisfacción, era pesado, extremadamente demandante, desgastante y la carga emocional sobre todo me llegaba a agotar bastante y cometí uno que otro descuido de atención hacia mi persona que terminó perjudicándome, pero en ese momento lo valía y al día de hoy puedo decir que lo valió, todo el cariño que le tenía al trabajo que desempeñaba era más grande y valió la pena.

Mi intención era quedarme claramente, me aferré hasta con los dientes para no soltar aquello que tanto adoraba, aquello que consideraba ‘mío’, que me pertenecía, al grado de pasar a afectar más de lo que lograba aportar. Pero me mantenía renuente a permitir que algo cambiara.

Un día, entre mis reflexiones existenciales me di cuenta de que, para comenzar, ese trabajo había llegado a mi o yo llegado a él eso ciertamente no importa, a raíz de un cambio que se había dado y que de no ser por ese cambio (al que también me reusaba) no habría llegado ahí. Esto claro que no cambió mi pensamiento de la noche a la mañana, yo seguí en crisis y aferrada un buen rato más, pero lo cierto es que el fuerte nudo con el que me estaba amarrando se aflojaba de a poco, casi imperceptible para mí, hasta que un día se soltó sin previo aviso.

Dejé de aferrarme a algo que ya me había abandonado a mí hacía mucho atrás, y que solo estaba esperando a que yo me diera cuenta de que de nada servía lo mucho que me clavara con eso, el cambio ya se había dado.

A lo que voy es que, los cambios ciertamente no son sencillos de aceptar, y que para algunas personas son aún más difíciles de reconocer y los vemos como trágicos, como si fueran el enemigo cuando en realidad creo que no lo son, al menos he ido aprendiendo con algo de experiencia, paciencia, muchas caídas, levantadas y tiempo, sobre todo con tiempo, que los cambios forman parte diaria y habitual de nuestra existencia, que se mueven con nosotros y nos impulsan al aprendizaje y al conocimiento, o a la catástrofe, al caos y terror, pero eso ya depende de hacía donde inclines tu balanza.

Puedes quedarte en lo negativo un tiempo obviamente, me arriesgaría a decir que en su mayoría nos quedamos ahí un buen rato y eso está bien, somos seres emocionales, claro que nos duele que las cosas no salgan como esperamos, que nos desviemos de nuestros planes, que ocurra un cambio duele y mucho.

Pero es importante que, aun así, con todo el dolor, el miedo, la incertidumbre, todos esos sentimientos que afloran nuevamente a raíz de un cambio nos soltemos de las ataduras y continuemos.

Al final, lo reconozcamos o no, nuestra existencia está llena de cambios y si lo vemos en perspectiva, es un viaje más ameno cuando vamos en tranquilidad con el cambio a ir peleando a cada paso.



Les mando un abrazo psicológico y literario enorme.


Espero que les haya gustado. ¡¡Nos vemos pronto para seguir compartiendo el enorme, y hermoso amor que sentimos por los libros!!



Te invito a que me sigas en mis redes sociales. Me ayudaría muchísimo 🙂 Gracias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s